Alto de la Ballena: La visión de Carlos Contrera