El tannat me alucina

12/02/2013

“El tannat me alucina”

EL PERIODISTA CHILENO PATRICIO TAPIA VISITÓ URUGUAY Y ENLOQUECIÓ CON LA CEPA EMBLEMÁTICA. PROBÓ 200 VINOS, RECORRIÓ BODEGAS Y DEJÓ CONSEJOS

Patricio Tapia

Por Martín Viggiano (@martinviggiano)

Difusión y confianza. Eso es lo que le falta a la industria vitícola local para poder despegar, a juicio del reconocido periodista chileno Patricio Tapia. Luego de recorrer bodegas en Uruguay, aseguró que aquí se hacen vinos “maravillosos”.

El comunicador publica desde 1999 una guía de vinos llamada “Descorchados”, adonde recomienda luego de realizar un trabajo de degustación de los vinos de su país. Desde 2006 la publicación incluye vinos argentinos, y como faltaba Uruguay, este año decidió dar el paso e incluirlo. El libro, que se publica en los principales mercados de Sudamérica, se podrá encontrar en México desde mayo; en Colombia desde noviembre; y en Brasil desde marzo de 2014. En Uruguay –con la inclusión de recomendaciones de sus vinos- estará disponible entre junio y julio de 2013.

En un breve intercambio con Sacacorchos, Tapia confesó que le “alucina” el tannat, la cepa emblemática de la industria local. Dijo que Uruguay tiene “tremenda energía” en sus vinos y destacó las condiciones de producción, tanto por el clima como el suelo. Para el periodista chileno la inversión en promoción es fundamental para que los vinos uruguayos generen más demanda en el mundo. Aseguró, además, que los tannat deberían seguir siendo ácidos y “salvajes”, en vez de buscar la madurez que reclama parte del mercado internacional.

Lo que sigue es un resumen de la entrevista por correo electrónico:

¿Por qué decidió editar su guía “Descorchados” en Uruguay?

Porque me parece que Uruguay tiene una tremenda energía en sus vinos. El tannat es una de esas cepas que me alucina. Una uva que crea vinos construidos en su estructura antes que en su lado aromático. Vinos con acidez, con taninos, con frescor. También me entusiasma el hecho de que Uruguay tenga tal diversidad de suelos, desde los calcáreos hasta las pizarras. Y el clima, que permite vinos menos alcohólicos. Aunque suene repetido, el estilo de los vinos uruguayos es más de viejo mundo que de nuevo, en el sentido de su frescor y de la tensión que poseen.

Para el trabajo, ¿cuántas bodegas visitó y cuántos vinos probó?

Yo visito Uruguay hace muchos años. Y he tenido la suerte de estar en algunas de las bodegas más importantes. Sin embargo, el trabajo de “Descorchados” es distinto. Nosotros nos juntamos con los productores y catamos con ellos sus vinos. Luego, en una segunda etapa, catamos los mejores vinos a ciegas. En total, hemos tenido unas 350 reuniones con los principales productores de Argentina, Chile y Uruguay. En Uruguay, hemos estado con 31 bodegueros y hemos catado algo más de doscientos vinos.

¿Qué opinión se llevó de los vinos uruguayos?

Lo que más me sorprende y me gusta de los vinos uruguayos, en especial del tannat, es que tiene calidad, pero sobre todo carácter. Los mejores ejemplos tienen un indudable sabor uruguayo, no contaminado aún por excesiva madurez, madera o consejos de consultores externos, es decir, no hay gusto “internacional” sino que local. Y eso, desde mi punto de vista de periodista, es muy valioso.

¿Qué tiene de distinto el vino uruguayo?

Yo creo que lo distinto es una cepa, el tannat, pero también un clima y un suelo que permite que esa cepa se exprese de determinada forma. Un buen tannat uruguayo, para mí es tímido en aromas, pero tremendamente potente en estructura. Un tannat tipo se construye en base a taninos y acidez, una compleja combinación en donde los sabores frutales son apenas un decorado. En ese sentido, los grandes tannat (como los grandes pinot, nebbiolos o baga) tienen que ser hechos con mentalidad de arquitecto en vez de perfumista.

¿Qué debilidad tienen las bodegas y los vinos uruguayos?

Su falta de difusión, y quizás la poca confianza en lo que hacen. Y lo que hacen es maravilloso. No hay que hacerle caso a nadie de afuera. Hay que hacer lo que han hecho en los últimos años. No tenerle miedo ni a la acidez ni a los taninos; olvidares de la sobre madurez y la madera, dejar que el tannat sea todo lo salvaje que tenga que ser.

 

¿Qué le falta a la industria vitícola uruguaya?

¡Mucho dinero en promoción!

¿Qué vino uruguayo le gustó más?

Sorpresa. Lo sabrán pronto.

Patricio Tapia eludió mencionar vinos en el intercambio con Sacacorchos. Sin embargo, en el blog especializado del diario chileno El Mercurio, que él mismo administra, así como en varias intervenciones en redes sociales como Twitter y Facebook, comentó a sus lectores algunas sugerencias a modo de adelanto de la guía. Mencionó el tannat reserva de bodega Juanicó, de la línea Don Pascual, y otros tintos varietales de la misma cepa de bodegas como De Lucca o Carrau. También aseguró que el syrah Cetus, de bodega Alto de la Ballena, es el mejor vino tinto no tannat de Uruguay.