Historia

En 1998, los esposos Paula Pivel y Alvaro Lorenzo, decidieron establecer una pequeña bodega en el departamento de Maldonado, en la región sureste de Uruguay.

Sin más experiencia que la de ser consumidores de buenos vinos, se abocaron a la búsqueda de un lugar que combinara aptitud vitícola, bellos paisajes y una buena localización.
La selección del terruño, considerando topografía, suelo y clima, era decisiva para lograr una excelente calidad de uvas, imprescindible en la producción de vinos de alta gama.

Varios meses de búsqueda, con asesoramiento y estudios, dieron sus frutos. En el año 2000 adquirieron casi veinte hectáreas en la Sierra de la Ballena, a pocos kilómetros del mar y de Punta del Este, el principal balneario de Sudamérica.

La primera plantación de viñas se hizo en la primavera de 2001, continuando en los años siguientes hasta llegar a 8 hectáreas. Los viñedos se componen de las variedades Merlot, Tannat, Cabernet Franc, Syrah y Viognier.

La primera cosecha se realizó en el año 2005 y los primeros vinos se presentaron al mercado en el 2007.

En la actualidad, los vinos de Alto de la Ballena se venden en tiendas especializadas, espacios gourmet y en los mejores restaurantes de Uruguay, principalmente en Montevideo y Punta del Este.
También están presentes en México, Brasil y Suecia.