Nuestra Gente

Cuando Paula y Alvaro iniciaron el emprendimiento eligieron un estilo de vida, un camino propio.
Combinaron su trayectoria laboral empresarial con vocación por el vino, y concibieron un proyecto de pequeña escala, agroindustrial y de turismo temático.

Para concretarlo eligieron un lugar único: la Sierra de la Ballena cerca de Punta del Este.
Con esa acción pionera retomaron la perdida tradición vitivinícola del departamento de Maldonado, iniciada por Francisco Piria hace más de un siglo. Algunos años después han surgido nuevos emprendimientos en la región, en la Sierra de las Ánimas, en la Sierra de Carapé, en las colinas de Garzón y en los alrededores Pueblo Edén. Emprendimientos pequeños y familiares, junto a importantes desarrollos de prestigiosas empresas del sector agroindustrial, permiten asegurar que Maldonado esté asociado a los grandes vinos del País.